Grandioso Marcahuamachuco: sitio arqueologico de la La Libertad

sábado, 4 de marzo de 2017

Vistos desde lejos esos edificios circulares que se expandían por una amplia meseta parecían avisar que estábamos entrando en un reino de gigantes guerreros. Y es que esa forma y esa altura les hace parecer fuertes inexpugnables, construidos para defender el sitio de un bravo enemigo.
Pero no. En realidad MARCAHUAMACHUCO no fue un sitio para atacar o defender sino más bien algo pacífico: un vasto espacio que recibía peregrinos que venían hasta aquí para rendir culto a sus ancestros.


Marcahuamachuco. La Libertad-Perú. 
Hasta este impresionante lugar llegamos desde Huamachuco. Tomamos un taxi (ver DATOS ÚTILES abajo) en la plaza y empezamos la subida por un camino muy bien asfaltado hasta cierta parte pues luego se convierte en una carretera llena de piedras y tierra. Pasa que a determinada altura la vía ya está dentro de la zona arqueológica y por ende no se puede asfaltar.

Mientras subíamos veíamos abajo Huamachuco empequeñeciéndose. Lo que no parecía menguar para nada era esa cicatriz pálida que se abría paso en la bella piel del paisaje: el odiado cerro el Toro, un sitio que debe estar a no menos que 4 kilómetros del pueblo y donde mineros ilegales campean a sus anchas y el narcotráfico también se ha ganado su espacio. La contaminación que la actividad ilegal produce en Huamachuco es muy alta lo cual lo ha convertido en una verdadera amenaza. Toda esta información me la dio el taxista que nos llevaba hasta Marcahuamachuco.




Luego de 20 minutos de viaje llegamos a la entrada del gran centro arqueológico. Allí hay que registrarse (increíblemente no se cobra entrada), recibir un bonito folleto, en el que se detallan mapas e historia del lugar (y cuya información he usado para escribir esta entrada), y empezar la larga caminata por este enigmático sitio que en realidad se compone de dos cerros: el del Castillo y el de las Monjas.

CERRO EL CASTILLO

Lo primero que se ve aquí son “Las torres rectangulares” llamadas así por haber tenido por lo menos cuatro metros de altura. Fueron unos mausoleos en los que se enterraron a personas pertenecientes a familias prominentes.




Luego caminamos por la “Galería A”, un extenso edificio de 58 metros de largo y 6 de altura (todo en este sitio parece tender a la grandiosidad). La fachada de esta construcción está orientada hacia la gran “Plaza Principal”, sin dudas el punto de congregación para la celebración de rituales. No sé por qué pero a mí me hizo recordar un poco la plaza de Chavín de Huántar, aunque ya sé que ambos lugares son muy distintos y distantes, ¿habrá sido por las lajas que revestían toda su superficie?


Marcahuamachuco. La Libertad-Perú.
Marcahuamachuco. La Libertad-Perú
Marcahuamachuco. La Libertad-Perú
En los alrededores de esta gran plaza se puede ver “El salón con nichos”, un gran espacio rectangular que no tuvo muros que dividieran el espacio interior por lo que quizás también fueron usados para grandes celebraciones. Aquí, claro, lo importante son los muchos nichos. Hay aproximadamente 20 salones como este en el sitio arqueológico, los cuales con seguridad fueron usados por distintas comunidades. Una cosa interesante es que se hallaron muchos huesos humanos incrustados en las paredes de estos salones, lo que denota el uso de estos espacios para celebraciones de honra a los antepasados.

De viaje por Huamachuco: la joya secreta de La Libertad

jueves, 2 de febrero de 2017

Había oído desde hace mucho sobre lo impresionante que era el sitio arqueológico de MARCAHUAMACHUCO que decidí que debía un día ir. Así que ese día por fin llegó: me puse la mochila a la espalda y allí me fui. Además, debo añadir, que últimamente estaban llegando noticias muy buenas sobre los trabajos de restauración y protección del dicho sitio, así que el interés creció.

Si vas desde Lima la parada obligatoria es Trujillo. Así que tomamos un bus nocturno de la empresa Cruz del Sur (ver DATOS ÚTILES abajo) hasta esa ciudad. Llegamos muy temprano y nos fuimos en un taxi (5 soles) hasta la plaza. A esas horas, casi 8 de la mañana, no había donde desayunar; parece que la gran ciudad de Trujillo no es muy madrugadora en ese sentido. Felizmente el restaurante del Hotel Colonial sí estaba abierto así que allí desayunamos muy bien. Luego fuimos a la siempre bonita plaza y el  Museo del Juguete (7 soles por persona) del artista Gerardo Chávez. Teníamos muchas ganas de conocer ese lugar pues hasta donde sabemos no hay otro igual en todo el país.

Museo del Juguete. Trujillo - Perú.

Museo del Juguete. Trujillo - Perú

Museo del Juguete. Trujillo - Perú

Museo del Juguete. Trujillo - Perú
Luego tomamos un taxi (6 soles) hasta el paradero de carros que salen hacia HUAMACHUCO, ciudad sobre la cual se encuentran los restos de MARCAHUAMACHUCO. Tuvimos suerte, justo un carro necesitaba dos personas para salir así que nos montamos y nos fuimos. La carretera está en perfecto estado por lo que ahora el viaje dura 4 horas (antes llevaban más de 6 horas). Todo es subida pues Huamachuco se encuentra a más de 3 mil metros por lo que puedes imaginar el cambio constante en los paisajes si consideras que inicias el viaje casi desde el nivel del mar.

Llegamos casi al anochecer a la ciudad así que tuvimos tiempo solo para ir a buscar el hotel y visitar los alrededores de la bien iluminada plaza. En mi opinión debe ser una de las más bonitas plazas que he visto en provincias. Además tienen esas topiarias que le dan un toque muy original.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Al ser un cruce de caminos y tener las minas muy cerca, Huamachuco es una ciudad bastante comercial aunque no por eso caótica. Es más grande que muchas capitales de provincia y tiene más vitalidad.

Una cosa que me gustó mucho es ver esos sombreros de ala ancha que casi todos los pobladores usan. Les da un toque muy elegante.

En la parte de la plaza que es la calle Sánchez Carrión encontramos un pasajito sin salida, allí venden unos panes y dulces tan increíbles que nos causaron adicción. Las señoras que los venden sólo atienden desde las 4 de la tarde hasta las 7 de la noche. Compramos varios pancitos y otras cosas y tomamos allí mismo un emoliente y fuimos felices.
En ese mismo pasaje, al fondo, se encuentra la biblioteca del pueblo. Entramos a ver y nos encantó ver lo bien cuidada que está. Además los libros que tenían eran muchos de ellos novelas o publicaciones recientes.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Plaza de Huamachuco. Perú.

Era octubre el mes en el que viajamos y nos sorprendió que aún hiciera frio. Así que abrígate pues la ciudad tiende a ser muy fría.

Ya con la pancita llena nos fuimos al hotel a descansar pues al día siguiente queríamos empezar a explorar y conocer lo que Huamachuco tenía para ofrecernos.

Pablo

DATOS ÚTILES

1) Los colectivos (autos) que van desde Trujillo a Huamachuco no tienen un paradero formal en Trujillo  (aunque sí en Huamachuco). Se pueden encontrar en la esquina que hacen las calles Pumacahua con Vallejo. Como siempre salen cuando el carro está lleno. El pasaje cuesta 30 soles. También se pueden tomar combis, los cuales demoran más en llenar. Cobran alrededor de 25 soles.

2) Hay varios hoteles en Huamachuco. Nosotros averiguamos estos.

Hostal Real: Simple: S/. 50.00 Double: S/. 80.00 Triple: S/. 100.00 Matrimonial: S/. 70.00 Grand Suite: S/. 120.00

Hostal Santa Fe: Simple: S/. 50.00 Double: S/. 80.00 Triple: S/. 100.00 Matrimonial: S/. 65.00 Suite: S/. 100.00

Nos quedamos en el Real por estar muy cerca de la plaza. El pago incluía el desayuno. La habitación estaba bastante bien, aunque lo malo es que el baño tenía una puerta a la que no le ponían cristal en  la ventana que tenía en la parte superior por lo que el olor de humedad del baño llegaba a la habitación. La cama es algo dura. A las seis de la mañana el dueño oye las noticias en su radio y el sonido llegaba hasta las habitaciones que daban al patio.

3) En la plaza de armas de Huamachuco hay una oficina de información turística. La señora que allí trabaja fue muy gentil y me dio un montón de información y muy detallada además. Es una buena referencia. 

4) Mi interés era también visitar SANTIAGO DE CHUCO pues quería conocer la casa del gran poeta César Vallejo. Pero era más lejos de lo que pensaba así que tuve que renunciar a esa idea. En todo caso si quieres ir averigüé que hay que tomar un carro que salga desde Huamachuco a Trujillo (o sea volver) y bajarse en el desvío de Shorey pues no hay buses que vayan directamente de un pueblo a otro. En Shorey  se toman los carros a ambos destinos ya que ahí está el desvío. Hay una empresa de buses en Trujillo que se llama Tunesa (queda en la av. Vallejo, cerca de la intersección con la avenida América, en Trujillo) y va directamente a Santiago de Chuco.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...