Oráculo de Delfos: el lenguaje de los dioses

miércoles, 9 de octubre de 2013



Los peregrinos que venían a este lugar hace cientos de años tenían motivaciones distintas a las que tienen los de ahora. Hoy no venimos con ansias de que un dios nos responda preguntas, no, pero imagino que al igual que los que sí lo hacían hace mucho tiempo no podemos dejar de tener en el corazón esa fascinación que se siente cuando uno se encuentra en un sitio maravilloso. Y sí, eso a veces es Grecia: un sobresalto tras otro… demasiados prodigios juntos, demasiados. Pero de todos quizás sea este el que tiene una especie de espíritu penetrante, fuerte. 
DELFOS - GRECIA.
El paisaje que rodea a este lugar que era el “centro del mundo” para los antiguos griegos tiene mucho que ver en esa emoción que se despierta en el viajero. Situado a las faldas del famoso PARNASO, con las aguas del golfo de Corinto brillando no muy lejos, y los bosques de cipreses y olivos que parecen no dejar espacio en donde no hayan impuesto su verdor, todo confabula para que DELFOS tenga mística. Arriba el cielo era claridad pura y dejaba pasar la delicada luz solar de octubre, ese mismo cielo en donde según la leyenda se encontraron las águilas que ZEUS liberó desde lugares opuestos del mundo; tal prodigio indicó el lugar donde había que construir el oráculo de APOLO. Hombres, representantes de ciudades o reinos, todos aquellos que necesitaban consultar el futuro llegaban hasta aquí, dejaban un exvoto y obtenían una respuesta, normalmente enigmática.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
Dicha consulta se hacía en la parte más alejada del templo, lugar que se supone fue absolutamente destruido por furiosos cristianos en el 393 de nuestra era. El sitio exacto fue aparentemente una especie de pozo de donde salía el “aliento divino” y sobre el cual se ubicaba un trípode en la que reposaba el personaje más importante: la pitonisa.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
Es interesante saber que recientes estudios (citados por Piere Léveque en su magnífico “Tras los pasos de los dioses griegos”) desmienten la idea de que ese ser que era la intermediaria entre los dioses y los hombres respondiera a las preguntas de los peregrinos de forma histérica. Parece que todo fue un ardid de los cristianos que querían dejar en claro que los helenos eran una religión burda y salvaje. No, no hubo gritos, ni humo mefistofélico, ni emanaciones que hiciesen delirar a la pitonisa (según estudios geomorfológicos del terreno). De hecho el historiador PLUTARCO, quien fuesacerdote de este santuario en el II después de Cristo, escribió que el sitio tenía “aromas comparables con los más suaves y preciosos perfumes”.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.
DELFOS - GRECIA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...